Todos los que trabajamos en comunicación sabemos que estamos en medio de una batalla: Lograr la atención de nuestro público objetivo.

 

La cantidad de medios y el bombardeo de mensajes que todos recibimos día a día hacen que cada vez tengamos que poner más esfuerzo para que nuestros impactos publicitarios tengan la efectividad que esperamos.

 

Es ahí donde las campañas teaser aparecen como cachetazo para recuperar la tan preciada atención de la audiencia.

¿Qué es una campaña teaser?

Una campaña teaser (o incógnita) se trata de una serie de acciones publicitarias que utilizan la intriga como ingrediente principal.

 

Los humanos tenemos la necesidad de completar tareas que comenzamos, y una especial afinidad por resolver misterios. Por ese motivo, al generar curiosidad, nuestra audiencia queda a la espera de su resolución, lo que aumenta significativamente el engagement.

 

Las mismas constan de dos etapas:

 

1- El anzuelo: Se lanzan una serie de impactos para generar intriga en el público objetivo, sin resolver ni dar demasiadas pistas sobre el motivo. Se pueden utilizar diferentes medios tradicionales, como también alternativos (ya veremos algunos casos muy interesantes en los ejemplos).

 

2- Revelación: Esa intriga que se generó en la primera etapa se resuelve, generalmente en compañía del producto.

 

Es aconsejable que este tipo de campañas se realice cuando se trata del lanzamiento de un producto, o que el mismo incorpore algo novedoso (aconsejable, no obligatorio).

Ejemplos de campañas teaser

Muchos publicistas acuerdan que no hay nada peor que una campaña teaser mal ejecutada. Pero por suerte para nosotros, tenemos campañas dignas de premios.

 

StillFree.com

Esta acción les valió un grand prix de Cannes. La campaña consistió en filtrar un vídeo donde un grupo de personas llegan hasta el Air Force One (nada más ni nada menos que uno de los símbolos más poderosos de EEUU), y logran pintar un grafitti en uno de sus motores.

 

El vídeo se volvió viral en tiempo récord, miles y miles de personas visitaron la web que aparecía en el grafitti, y nadie se podía explicar cómo burlaron la seguridad militar que protege al avión presidencial.

 

Pero la explicación es muy sencilla.

 

“Todo lo que tuvieron que hacer” es alquilar un avión, plotearlo como el Air Force One, contratar un par de actores, un aeropuerto abandonado, y voilá. Todo por la módica suma de unos 400 mil US$, lo mismo que una página en el New York Times del domingo.

Elvis está vivo

La creatividad de esta agencia es para destacar. Después de finalizar una campaña para un cliente, en la que utilizaron osos Teddy, tenían que encontrar una función para el remanente de osos de peluche.

 

Entonces, decidieron revivir un viejo mito urbano: Elvis Presley está vivo, y se encuentra en Argentina.

 

Simulando un documental de habla inglesa (le daba más credibilidad) encontraron a un supuesto Elvis subiendo a su coche ayudado por sus asistentes.

 

En el apuro por no ser descubiertos, salen a toda velocidad dejando atrás un oso Teddy, el supuesto compañero de peluche del rey del rock.

 

El documental fake se volvió viral y hasta llegó a la TV de otros países, donde debatían la posibilidad de que esto sea cierto o no.

¿Cómo resolvieron la campaña?

Después de lograr que Elvis y su oso estén en boca de todo el mundo, enviaron a sus clientes (y potenciales clientes) un oso Teddy con una tarjeta:

 

— Si podemos hacer esto con un osito de peluche, imagina lo que podemos hacer con tu marca.

Procter and Gamble, el Super Bowl y una campaña teaser diferente

Como P&G nos tiene acostumbrados, en esta ocasión llega de la mano del Super Bowl para enseñarnos que una campaña teaser puede tomar varias formas.

 

La estrategia consistió en crear un anuncio incompleto y luego pedirle a los usuarios que resuelvan la historia ellos mismos.

El ganador, con el aviso que vemos a continuación, tuvo la suerte de demostrar su creatividad en el evento con mayor audiencia del mundo.

Actividad Paranormal y una campaña para el infarto

Cuando los participantes no son conscientes de que están formando parte de una campaña, el resultado puede ser muy divertido.

 

La saga de películas de terror de Actividad Paranormal, con motivo de un nuevo lanzamiento, aprovechó la oportunidad para comunicarlo con una entretenida campaña.

 

Al menos es entretenida para nosotros, pero no parece serlo para los inocentes visitantes de una casa en venta.

1882 delfines

Una mañana cualquiera, una importante esquina de una ciudad, apareció invadida por 1882 delfines inflados con helio.

 

Sí, 1882. Ni uno más, ni uno menos.

 

Como era de esperarse, la intervención generó todo tipo de comentarios, y hasta notas en los medios de comunicación ¿Qué era lo que estaba pasando?

Aun cuando mucha gente ya estaba al tanto de que se trataba de una campaña publicitaria, otras no podían esperar a la resolución, sacando sus propias conclusiones, como la que dejó este lector de un periódico:

 

Enviado por José Farias

No conozco demasiado sobre el tema pero si no me equivoco existe un vínculo, mejor dicho una persona que puede vincular, el año 1882 y el estudio de los delfines que es Darwin. Darwin dedico muchas horas de estudio a los delfines y al mismo tiempo coincide el numero 1882 con el año de su muerte. Mi incognita nace ahjora que hay 1882 flota flota en plaza españa… ahí se me quemaron los libros y ya no se me ocurre que pensar… espero en unos días encontrar la respuesta en este espacio. Saludos

 

Finalmente, la campaña tenía como objetivo posicionar el lanzamiento de una bebida alcohólica, llamada 1882. Sin más.

¿Recuerdas alguna campaña teaser que te haya sorprendido?

Las campañas teaser son una herramienta magnífica que las marcas (y sus agencias de publicidad) utilizan para asegurarse una cuota de la atención de los espectadores.

 

Si recuerdas alguna campaña que te haya dejado con la intriga por un tiempo, nos encantaría leer tu experiencia en los comentarios.